Director de elEconomista

La precipitación no es buena. Montero anunció una reforma fiscal exprés, presionada por los cambios de los barones autonómicos del PSOE, y dirigida casi únicamente a golpear a los ricos. Desde el mismo nombre, el plan ya anuncia que su intención es más política que económica: "Medidas sociales para la Justicia Social (...)".

Esta semana hemos conocido dos malas noticias: la guerra de Ucrania se alargará durante mucho tiempo y la subida de los tipos de interés también y, por ende, el daño para la economía será mayor.

Putin libra dos guerras en el corazón de Europa, la geopolítica y la económica. La primera la está perdiendo, pero la segunda, probablemente, la gane. Los avances del Ejército ucraniano en la zona de Járkov han provocado un movimiento interno contra él por una parte del Kremlin. Hasta el mandatario chino, Xi Jinping, reconoce su preocupación por la marcha del conflicto.

Los medios de comunicación nos hemos equivocado al juzgar la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE). Los titulares señalaban que la subida de 75 puntos básicos del jueves pasado era la mayor de la historia y un movimiento sin precedentes, dando a entender que se trataba de una decisión irrepetible. Y no es así.

El año pasado por estas fechas, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, invitó a los grandes empresarios del país para inaugurar el curso político, rodeado de todos sus ministros. El presidente de ACS y del Real Madrid, Florentino Pérez; los máximos responsables de las dos grandes eléctricas, Ignacio Galán (Iberdrola) y José Bogas (Endesa), así como el consejero delegado de la primera petrolera española, Josu Jon Imaz (Repsol) ó el presidente de la Fundación La Caixa. Isidro Fainé, acudieron puntualmente a la cita.

Estados Unidos entró en recesión en el primer trimestre de este año. Aunque parezca mentira eso debería ser una buena noticia, porque cuando una economía toca suelo, el recorrido futuro es al alza. Wall Street lo celebró ese día con alzas cercanas al 5% en el tecnológico Nasdaq y con una caída de los bonos del Tesoro a dos años de casi ocho puntos.

Europa pasa por uno de los momentos más cruciales para su historia desde la crisis del euro de 2008. El hombre que salvó en aquellos momentos el euro, Mario Draghi, con su famosa advertencia a los mercados de que "haré lo que sea necesario" podía ser ahora el desencadenante de la inestabilidad. Con su dimisión, después de que el Parlamento rechazara sus reformas fiscales y jurídicas, podía dar paso a la ultraderechista y euroescéptica Giorgia Meloni, que lidera las encuestas al frente de Hermanos de Italia.

Sánchez lleva gastados 15.000 millones desde que perdió las elecciones andaluzas a mediados de junio, la mitad de todo lo empleado en combatir la escalada de precios. Las cifras las dio él mismo en el debate del Estado de la Nación, donde aprovechó para anunciar más bonificaciones para el transporte, más becas y un viaje de padre y señor mío a eléctricas, petroleras y bancos.

Viene un otoño negro”. La frase me la soltó a bocajarro un directivo del IBEX del sector de la energía y la confirmó el miércoles la presidente de la Comisión Europea, Úrsula von der Leyen, quien reconoció que Rusia prepara el corte del gas a Alemania en las próximas semanas. La excusa puede ser las obras de mantenimiento, que este lunes comenzarán en el gasoducto Nord Stream I que abastece de gas a Alemania ó la proximidad de las elecciones de noviembre para renovar el mandato del mismísimo Putin.

Sánchez se ha apuntado un gran éxito con la organización de la cumbre de la OTAN esta semana en Madrid. Ahora se entiende el giro copernicano en política exterior, acercándose a Marruecos y alejándose de Argelia, fiel aliado de Rusia. Estaban en juego la supervivencia de las bases de Morón y de Rota en suelo español y la defensa de Ceuta y Melilla, además de la fiabilidad de España como socio de la Alianza Atlántica.